¿Uno de tus propósitos para el 2018 es renovar o abrir tu propia peluquería? No hace falta hacer una gran inversión para que se convierta en el local de tus sueños y de una impresión de lo más profesional. Te proponemos cinco pasos a seguir para que el resultado sea una peluquería, barbería o salón de belleza de primera.

Escribir tus objetivos

Antes de empezar, para que la reforma o creación del local no se te haga cuesta arriba, puedes escribir tus objetivos. ¿Cuánto dinero quieres gastarte? ¿Qué sensaciones quieres que transmita el espacio? ¿Qué elementos son imprescindibles? ¿Cómo te gustaría distribuir el mobiliario? Párate a pensar todas esas preguntas y muchas más para tener una primera idea a partir de la cual construir un espacio acogedor y cómodo, tanto para ti como para los clientes.

Asegurarse que el local transmite aquello que tú quieras transmitir

Los clientes buscan un espacio de bienestar, así que debes cumplir con ese requisito. Además, plantéate qué sensaciones quieres provocar en todo aquel que entre a tu local. La primera impresión se suele basar en la estética del ambiente más allá de lo amable que seas o los buenos precios que ofrezcas.

La estética es muy importante en un negocio de este tipo, eso no es ningún secreto. Antes de empezar a elegir cómo serán los muebles, el suelo o las paredes tienes que decidir qué aire quieres que tenga el local. No es lo mismo crear una peluquería con aire urbano, romántico o vintage.

Un salón alegre y moderno con mobiliario Mirplay

 

Ser consciente de la importancia de la luz y el color

Un elemento crucial en la primera impresión del cliente es la iluminación y los colores de las paredes. Un espacio con la misma distribución y mobiliario de peluquería puede cambiar radicalmente sólo cambiando el tipo de iluminación y la pintura. Es importantísimo aprovechar al máximo la luz natural, además lo agradecerás al pagar la factura de electricidad.

Respecto a los colores, lo más efectivo son los colores neutrales y luminosos. Suele dar miedo crear zonas oscuras. Tienen el riesgo de dar una sensación de tristeza y pesimismo. Pero añadir marrones o grises oscuros en pequeños toques puede dar un aspecto de elegancia. Eso sí, recuerda usar una iluminación adecuada y compensar con zonas más claras para tener un local equilibrado.

Un ejemplo de salón elegante con una pared oscura

 

Tener en cuenta las modas

El mundo de la moda y la belleza se rige por modas. Así que ¿por qué no tener en cuenta las tendencias en interiorismo para tu salón de belleza? Por ejemplo, las barberías con un aspecto vintage están en el orden del día. Por eso, en Mirplay Salon estamos creando una línea de mobiliario vintage para barberías. En peluquerías, también se lleva mucho el uso del terciopelo en sillones de espera y la grifería de latón para dar un toque sofisticado. Si no quieres hacer una gran reforma, basta con hacer pequeños cambios en el mobiliario o la decoración para darle un aspecto renovado a tu local.

Añadir detalles que hablen de ti

Por último, pero no por ello menos importante, añade tus toques decorativos al espacio. La peluquería no deja de ser un trabajo creativo, así que los clientes agradecerán encontrar detalles que hablen del artista que hay detrás de las tijeras. Por ejemplo, puedes elegir una alfombra y cojines originales para la zona de espera. La decoración de las paredes también te dará mucha libertad para añadir un toque personal que haga sentir a tus clientes como en casa.

WhatsApp chat