Seleccionar página
¿Sabías que el 25 de agosto se celebra en todo el mundo el día internacional de la peluquería? Puede parecer raro pero, párate a pensarlo, ¿cómo tendrías el pelo sin tu peluquero de confianza?

Para encontrar el origen de este día hay que viajar hasta la Francia del siglo XIII. Por aquel entonces, esta profesión sólo era apta para plebeyos. Pero Luis IX, que gobernó de 1261 a 1270, quedó tan satisfecho con el trabajo de su peluquero que lo declaró hombre libre, dándole el mismo estatus que los médicos, médicos o caballeros. De hecho, le entregó un espadín para que pudiera lucir la distinción.

27 años después de la muerte del rey se le santificó. Eso fue un 25 de agosto de 1297. Por eso hoy, igual que él reconoció a su peluquero, todos felicitamos a los artistas que trabajan en peluquerías y barberías.

Además, ¿sabes todo lo que hacían los peluqueros de la época? Cuidaban y teñían el cabello, confeccionaban pelucas si hacía falta, afeitaban y también dejaban unas uñas perfectas. Pero no solo eso, sino que también extraían muelas o hacían algunas cirugías menores (¡auch!). Eso sí, sólo a los hombres, porque estaba prohibido que un hombre fuera peluquero de una mujer. No fue hasta el 1649 que se creó el gremio de barberos, bañistas y peluqueros de París, que se distinguieron de los barberos cirujanos.

Volviendo a la actualidad, este día se celebra en algunos países con competiciones para reconocer a los mejores peluqueros. ¡Pero la verdad es que todos se merecen un premio por dejarnos guapos y tratarnos con tanto cariño! ¡Feliz día de la peluquería a todos!